Dedicado a Juan Ignacio: "Otoño en Madrid"

8 feb. 2019

Y NOS FUIMOS DE MARCHA




Crónica de una marcha anunciada.

Llegando a Madrid las ratas negras desde diferentes puntos de España y Europa, hacíamos una llamada: Camarada ¿el punto de encuentro? La respuesta inmediata: Iglesia de San Benito. Encamínome hacia allí mientras me sorprendo de la ascensión al rango de santidad del Duce, aunque me barrunto que no es el fundador del fascismo, la cosa tiene su aquél...
Allí estamos todos, abrazos, saludos romanos, brazaletes, reparto de banderas y antorchas, reencuentros, risas, cierta gravedad en los semblantes, idiomas diferentes incluido el catalán, el ambiente fascista y camaradesco habitual. Se pasea el comentario habitual en nuestros actos y celebraciones ¿y zutanito...? Se escuchan las excusas habituales ante deserciones que se alternan con las nuevas presencias. Falta gente, cada vez somos menos, bienvenidos los tiempos difíciles (somos algo masocas, porque servidor nunca los ha conocido fáciles...) se reparten banderas de toda la Europa nacional revolucionaria y banderas rojas y gualdas sin el escudo bubónico, al que esto suscribe se le concede el honor compartido con otro camarada de portar la de la RSI, que como todos sabemos, tiene hinchada y forofos entre nosotros.
Empieza la marcha, la octava sin corcheas pero con muchos bemoles sostenidos. Como siempre la masa nos mira, no somos los primeros del mañana, somos los últimos del ayer, pero nos importa un soberano pito, se ha ido a lo que se ha ido, a recordar a Juan Ignacio para el que ni se ha hecho ni se hará jamás justicia.
Llegamos escoltados por la policía al lugar en el que se encontraba la sede del Frente de la Juventud. Se detiene la marcha y empiezan los breves y contundentes discursos.
Larrea empieza diciendo: no señora no, no somos los de VOX, somos los fascistas... Continúa una representante de Amanecer Dorado en griego, por un momento me imagino la Odisea y sus cantos pasados de generación en generación y lo bonito que suena el idioma heleno, por suerte traducido. Se suceden los discursos en italiano y los vivas a la tierra hermana y cuna del fascismo, luego, aunque sin olvidar el 2 De Mayo, la intervención francesa, acabamos dando vivas a la France y a " l'espagne". Llega nuestro invitado nacional, Pedro Pablo Peña, nos enerva con su voz pausada y contundente, aborda el tema que planea desde el comienzo, VOX y los " camaradas" que se han pasado con armas y bagaje a la derechona de siempre; Pedro Pablo recuerda y nos pregunta ¿dónde ha estado toda esta gente cuando pintaban oscuras? ¿Qué hicieron en la transición? ¿Dónde guardaron vergonzosos y cobardes la enseña nacional...? La pregunta es retórica y nuestra respuesta irreproducible, a mí que soy impresentable me sale "cagando, estaban cagando..."
Tras las alocuciones nuestro himno sagrado, el mismo que llevaban en los labios los que rasgaban el aire más fuerte que la metralla, el mismo con el que murieron nuestros predecesores y el mismo con el que una panda de vividores medraron extendiendo el brazo para recoger dádivas.
Tengo que girarme un segundo para pedirles a los policías guarden silencio y dejen de parlotear y reír, por respeto a alguien que murió por España, curiosamente callan y esta vez no me detienen... Me estoy volviendo diplomático... Hace tiempo que no me exigen documentación las fuerzas del sistema, señal de que me vuelvo viejo...
Tras la marcha, nos dirigimos a un restaurante a acabar la jornada en cena de hermandad.
El lugar, aprovecho para quejarme, ¡es un local taurino¡ menú rabo de toro... Sólo faltó un cura oficiando misa y que me invitaran a una montería... Hago saber a los jefes que no dudo han pensado en mí al elegir local, menú y ambientación... Joer no hago acólitos entre los camaradas para mi lucha antitaurina... El jefe me escucha paciente y socarrón... Me sugiere el rabo de toro... Mejor me callo, pienso, y disfruto del resto del menú.
La compañía no puede ser mejor, femenina, camaradesca y diciendo que tras la pérdida de parte de mis lorzas estoy muy guapo. Sé que me mienten, pero son camaradas, guapas, arrojadas, con años de militancia a sus espaldas, me limito a disfrurar de los halagos. Los camaradas varones también se suceden, bromeamos, nos ponemos al día, preguntamos por éste o aquél, y sigue planeando el tema de los putos voceras.
La sentencia es firme, no son los nuestros, son la derecha oportunista, insolidaria y liberal de siempre que ha salido de su escondrijo longevo bajo tierra, cual cigarra a su vuelo fugaz, perentorio y de final mortuorio.
Expreso que si bien hay que reconocer que a los fascismos históricos, se les agarró cual sanguijuela derecha y capital para luego traicionar, ésta vez, ni han esperado para robarnos la merienda, los votantes y hasta antiguos militantes, cada vez el sistema se vacuna de la gripe fascista con mayor antelación.
Acabamos la cena con varios y diversos cantos, alguno irreproducible, lo que pasa en la ACIMJI queda en la ACIMJI, más o menos, acabamos cantando hasta las de los payasos de la tele (no me refiero a los políticos) y como el fascismo es alegría, marchamos hacia nuestros puntos de origen, pensando que joder, si hubiéramos podido, habríamos hecho una España grande, libre, alegre y faldicorta.


EL CENIZO.

--------------------
GALERÍA COMPLETA DE FOTOGRAFÍAS: Fotos de la Marcha de las Antorchas 2018, en Madrid el 15-12-2018.

https://photos.app.goo.gl/7P8osx6ur5MRGMUU6
-------------------