Dedicado a Juan Ignacio: "Otoño en Madrid"

24 nov. 2017

AGRADECIMIENTO

La victoria sabe más dulce cuando se ha resuelto con trabajo y constancia.
Hace poco más o menos año y medio, fui denunciado como responsable de Acimji por el Ayuntamiento de Sueca y sancionado administrativamente con la sanción máxima que prevee la ley: 30.000 euros.
Ante el atropello injustificado que aquella barbaridad suponía nos entrevistamos hasta en tres ocasiones con el Concejal de Orden Público de la Corporación, exponiendo con educación y objetividad tanto la nula gravedad de los hechos denunciados, como la ausencia de capacidad legal para imponer dicha sanción por parte de la Concejalía.
El propio edil, abrumado por el peso de la verdad acabó reconociendo que era una alcaldada y que él "se lavaba las manos".
"Es tu firma la que está al pie de esta barbaridad" le avisamos.
El asunto destilaba desde el principio una manifiesta persecución ideológica y cierto tufillo a aquello de "decretar una sentencia a sabiendas de que es injusta" ... esto tiene un nombre en el ordenamiento jurídico español. Y ese nombre es prevaricación.
No hubo forma de hacerles entrar en razón y ante el inminente embargo de mi salario y propiedades, tuvimos que efectuar el pago.
Aquí es donde se manifiesta la grandeza de "la Juan Ignacio", en pocos días el total de la suma había sido recaudado, una parte importante con pequeñas cantidades (pero enormes en nuestro corazón) de lectores de El Cadenazo. También hubo quien aportó un dinero considerable... lo cierto es que pagamos en plazo, y acto seguido denunciamos al Ayto. de Sueca.
Afortunadamente, el Contencioso se vió pronto y antes de entrar a la Sala, la abogado del municipio demandado reconoció la incapacidad legal para imponer la sanción.
El juez les ordenó devolver de inmediato la cantidad ilegalmente cobrada (no puede haber otro término: aquella actuación municipal fue un robo con alevosía) y les condenó a intereses.
Al no llegar a celebrarse la vista oral se libraron de costas.
Pasado el plazo no habían consignado, por lo que tuvimos que acudir nuevamente al juez. La citación de Su Señoría en fecha inmediata esta vez si les hizo tomarse en serio el asunto y hoy, a media mañana, nos notificaban que podiamos pasar a recoger nuestro dinero.
Hemos ganado.
Como reflexión: en primer lugar, la resolución -rápida y eficaz- nos reconcilia de alguna manera con la Justicia. En segundo lugar, destacar el trabajo abnegado y meticuloso de un abogado como la copa de un pino, José Manuel Llácer. Y en tercer lugar, todo el proceso en su conjunto nos lleva a una conclusión demoledora: la fuerza del lobo está en la manada.
La unión nos hará tan fuertes como la fé en nuestras ideas.
En 48 horas y a través de nuestros medios (El Cadenazo, Blog, etc), Acimji arbitrará la devolución de los donativos a todos aquellos amigos y camaradas que tuvieron la gentileza y la osadía de apoyarnos en este camino.
Gracias a todos, desde este Corazón Negro que late a los impulsos de, Patria y Revolución.
La fuerza del lobo está en la manada.


JUAN A. LÓPEZ LARREA 
Presidente de AC IN MEMORIAM JUAN IGNACIO