Dedicado a Juan Ignacio: "Otoño en Madrid"

2 jul. 2014

LA GUERRA DE GILA





Por Juan Antonio López larrea



Odiosas comparaciones…


"Contaré que el diablo no tiene color, ni nación, ni bandera. Y cómo, para crear el infierno en el mar o en la tierra, no eran menester más que un Español y el filo de una espada”. PÉREZ REVERTE


El plan de defensa de un ataque de zombies se trata tan solo de un ejercicio de entrenamiento en un escenario ficticio”. Capitán US ARMY, PAMELA KUNZE, AB/2014 


“A morir hasta aquí hemos venido, o a vencer si el cielo así lo dispone”.  JUAN DE AUSTRIA – GOLFO DE LEPANTO, 7/X/1571.


 "Cataluña necesita un ejército para que la comunidad internacional nos tenga en consideración y nos traten como iguales". ASAMBLEA NACIONAL DE CATALUÑA. 


"Os digo que España será la primera nación del continente que hará frente a Napoleón con una guerra de guerrillas. Y aunque sus nobles estén envilecidos y su Gobierno sea despreciable, la gente aún tiene sentido del honor, sobriedad y odio a los franceses". WILLIAM PITT, PRIMER MINISTRO BRITANICO MAY/1808 


El comandante Hashimoto se frotó los ojos antes de izar nuevamente el periscopio pues no daba crédito a lo que estaba viendo. En su derrota se había cruzado a primera hora de la mañana con el Indianápolis y aunque sus órdenes eran claras - no entrar en combate y regresar a toda máquina al Japón para incorporarse al dispositivo de defensa ante el inminente asalto final de los norteamericanos -, aquel blanco era demasiado goloso como para dejarlo pasar. El crucero viajaba a velocidad de turista y no seguía siquiera los pertinentes zigzag de rutina como primera medida antisubmarinos. Literalmente, se estaba dando un garbeo por el océano. Hashimoto echó la visera de la gorra a la nuca, se sacudió nerviosamente el sudor y pegó de nuevo sus ojos al periscopio para observar aquel caramelito; estaba empezando a anochecer y descartó definitivamente que pudiera tratarse de un cebo, el Indianápolis viajaba solo. El barco se recortaba perfectamente contra la luz de la luna y con velocidad constante; no necesitaría siquiera un cálculo para encontrar la solución de tiro de sus torpedos, en 20 minutos se pondría a huevo.

A bordo del crucero, el comandante Charly Mc Vay se retiró a descansar sin haber recibido todavía órdenes desde que, tres días atrás, entregaran en la base naval de Tinian aquella misteriosa carga. Al llegar a puerto había desaparecido su desproporcionada escolta y desde entonces vagaba por el mar en solitario a la espera de instrucciones. Él no lo sabía pero acababa de entregar la Little Boy que pocos días más tarde arrasaría la ciudad de Hiroshima. El primero de los torpedos arrancó de cuajo la proa del Indianápolis. Breves instantes después, un segundo pepino partió el crucero por la mitad. Apenas dio tiempo para destrincar un par de botes salvavidas y lanzar hasta por cinco veces un SOS por el canal de emergencia -el único canal que las extremas medidas de seguridad de la misión permitían mantener abierto-.

El barco a pique y casi mil hombres al agua. La calurosa noche tropical dejó paso lentamente al amanecer entre los lamentos desesperados de los heridos que flotaban a discreción. Con las luces del alba aparecieron los primeros. Posiblemente habían estado siguiendo el rastro de los náufragos durante toda la noche guiados por su fino olfato y el rastro de sangre que dejaban los heridos. Se trataba de tiburones de punta blanca. Después llegarían los tiburones tigre, capaces de partir a un hombre en dos de una dentellada. El banquete duraría tres días. El azar quiso que un avión de reconocimiento descubriera al cada hora más menguado grupo de náufragos; porque si no, jamás hubiéramos conocido este episodio. Poco más de 200 hombres fueron sacados del agua, 873 marineros murieron, o bien de sed o bien por los escualos. Una muerte atroz en cualquiera de los dos casos. 

¿Cómo fue posible que en unas aguas -la ruta de las Filipinas- repletas en aquellas fechas de buques norteamericanos, nadie respondiera en pocas horas al SOS emitido?. Sencillo,  porque oficialmente el Indianápolis estaba varado por obras de reparación en San Francisco y todos los barcos receptores de la señal de socorro pensaron que se trataba de una trampa de los japoneses. Aquel barco no estaba allí. Cosas de la inteligencia militar.

El desastre del Indianápolis fue llevado a juicio por los familiares ya que objetivamente aquellas muertes no podían ser consideradas producto de una acción bélica. Las responsabilidades fueron diluyéndose de políticos a mandos, de éstos a almirantes y de éstos al comandante de la nave. A pagarlo, pocarropa. Mc Vay fue hallado responsable único de la tragedia. 60 años después, el presidente Clinton repararía el honor del ex comandante. Un poco tarde, Charly hacía mucho tiempo que había encontrado la paz en el cañón de su 45. Solo su enemigo Hashimoto había declarado en su favor en el juicio.

No se trata de un episodio muy conocido, nunca ha salido en ninguna heroica película “jolivudiense” de éstas realizadas por los vencedores de la última gran confrontación mundial para mayor auto-gloria,  y que han convertido a los ojos de todo el mundo a un ejército de patanes en los mejores soldados de la historia. Nada más lejos de la realidad. Los nuevos Césares, para vergüenza del resto del mundo “civilizado” o por civilizar, son en realidad una máquina de hacer la guerra, no por su valor sino por un potencial bélico basado en el dinero. Un ejército de hombres bien pagados y puntualmente  -qué diferencia con aquellos Tercios que pusieron cerco a Amberes-,  cuyo presupuesto solo para defensa supera con creces al global de la mayoría de los países del mundo. Un ejército que además de sostener con sus intervenciones la moneda norteamericana - inflando el dólar haciendo guerras a otros países-, proporciona grandes beneficios a fabricantes de armamento y a políticos que intermedian en la adquisición de sus productos.

Sí, la US ARMY es un gigantesco rodillo de amasar fortunas. Pero en realidad ellos, los yanquitos, han demostrado en muy pocas ocasiones estar a la altura del valor que los legendarios ejércitos de los grandes imperios nos han legado a lo largo de la historia de la humanidad. Los Useños no ocupan militarmente los países que agreden, porque habitualmente les zurran de lo lindo y desarrollan una “estrategia de guerra inteligente con ocupación intelectual”. El resumen de esta frase es que saquean impunemente los recursos naturales sin mojarse el culo, porque cuando lo hacen les dan hasta en el carnet de identidad.

Pese a todos los avatares citados, su “inteligencia militar” sigue dejando mucho que desear, permaneciendo en los niveles que llevaron al suicidio al comandante Mc Vay. Y si no, que se lo pregunten a Mohammed Atta y sus piruetas de aterrizaje personalizado.

Inteligencia militar…. paradoja donde las haya. Quedan demasiado lejos los Escipión, Genghis Kahn, Alejandro, Bonaparte, Fernández de Córdoba o Álvaro de Bazán como para hacer chistes polisémicos con la frasecita de marras. Sin embargo hoy nos hemos desayunado con el proyecto militar de una nueva potencia emergente… Cataluña.

Y este hecho nos ha devuelto la fe en que “manu militari”, alguien ponga freno al humillante vasallaje a los gringos de ultramar. La frase “inteligencia militar” cobra una nueva dimensión a ojos de todo el mundo cuando imaginamos al ínclito Artur Mas pasando revista a una suerte de ciclados marines tocados de barretina y en formación de castellets. Arturo, que lleva el pelito como Russell Crowe en American gangster y que, como a éste en dicho film , intuimos con un penetrante aroma a Varón Dandy, pero de serie, nos ha salido milinko. Y en la mejor tradición de la rancia burguesía catalana, lo quiere todo.

Y todo es poco; tanques, fragatas, infantes, helicópteros polivalentes, reservistas, guerrilleros, cabos, generales, academias navales, mercantes civiles, espantasuegras y hasta un regalicero de cabecera que provea de chicle Bazoka a las tropas,porque es sabido que los tipos duros mastican la goma de mascar a mandíbula batiente. Con perdón lo de batiente, porque el asunto de batirse ya es otra historia. Pero la parte que más nos ha impresionado es aquella en que afirma que existirá preparación para actuar “en cualquier lugar del mundo para rescatar a los catalanes que puedan ser víctimas de un secuestro por motivos ideológicos o económicos”. ¡Macho, ahí, valent!  ¡¡Y yo que te veía más de películas de romanos, con gladiadores engrasados, masculinos torsos sudorosos y pantorrillas de spining asomando por debajo de esas falditas tan monas de los centuriones!!. 

En fin, como en el clásico, ¿tú comes caracoles, Antonino Mas?.  Estaba equivocado contigo Arturito; coño, nunca acabas de conocer a las personas, te veía en la onda de Espartaco y me has salido Rambo de butifarra y caganer. Pero como buen caudillo, sabes ser generoso en las victorias e instas a “las demás potencias a alcanzar alianzas internacionales para defender el Mediterráneo”. 

Joder. Que vuelvan Barbarroja, Dragut y compañía,  ¡¡¡pero ya !!!