Dedicado a Juan Ignacio: "Otoño en Madrid"

21 may. 2013

Éxito de la presentación en Valencia de "El último José Antonio"

El pasado viernes 17 de mayo, en Valencia y ante una nutrida concurrencia que hizo que el local se quedase pequeño, se celebró con gran éxito la presentación del libro de Francisco Torres " El último José Antonio", organizada por la Asociación In Memoriam Juan Ignacio.
Tras la estupenda presentación de Miguel Ángel Vázquez del acto, la más que bien expuesta introducción  sobre el autor del libro hecha por Jorge García-Contell en nombre de la ACIMJI, y la amena e instructiva charla de Paco Torres sobre su libro, que desveló interesantes aspectos de su investigación (no en vano se trata de un ensayo con base en documentos de la época) se abrió el turno de preguntas, donde de las respuestas se dieron a conocer detalles como el de que José Antonio no está enterrado bajo la lápida que lleva su nombre, sino a unos metros de la misma.



18 may. 2013

Juan Antonio López Larrea. Presentación MSR-Levante (18/05/2013)





Buenas tardes a todos y gracias por vuestra asistencia a este acto, un sabadete que invita al paseo y al relax, más que a escuchar la voz de los malditos.
Antes de dar paso a mi intervención, que os prometo será breve, querría comenzar exigiendo como es norma en la organización en la que me encuadro, la ACIMJI, desde esta tribuna, humilde sí, pero con la contundencia que nos otorga la fuerza de la razón, la libertad para Josué Estébanez. En ningún país del mundo defender tu vida es delito, salvo en el caso de que seas fascista, claro está. En tal caso, lo prudente es dejarse linchar y después pedir explicaciones, si hubiera lugar.
Este es un trámite, el recuerdo a nuestros presos, que siempre realizamos al comienzo de cualquiera de nuestros actos públicos y que jamás dejaremos de hacer.
Es un deber autoimpuesto y que forma parte del estilo y del compromiso de todo aquel que como nosotros abrace la militancia como forma de vida.
Ahora sí, puedo dar paso a mi intervención:
.
“TIRAD SOBRE NOSOTROS QUE EL ENEMIGO ESTA DENTRO“
Esta frase mítica, pronunciada por los defensores del cuartel de Simancas cuando fueron desbordados por los milicianos tras largo asedio representa para mí, de entre tantas, tantísimas otras frases o leyendas legendarias, la mayor muestra de heroísmo, virilidad y generosidad de todas las abundantes muestras de entereza que nos dejaron nuestros primeros.

Tirad sobre nosotros que el enemigo está dentro. ¿A qué viene que comience mi alocución con ella?
Muy sencillo, esta frase siempre, desde que conocí al MOVIMIENTO SOCIAL REPUBLICANO, de alguna manera la he identificado con ellos.
El enemigo está dentro.
El enemigo está entre nosotros.
Y alguien tuvo el valor y la hombría de decirlo y actuar en consecuencia.
Toda mi vida militante he escuchado la misma letanía en boca de todos los camaradas:
Nosotros no somos ni de derechas, ni de izquierdas.
Pero tristemente, la realidad nunca ha sido así.

Siempre nos hemos batido valientemente contra la izquierda, sin importarnos las más de las ocasiones ni el número ni su fuerza. Y esa pasión con la que nos hemos aplicado es la que ha hecho que la mayoría de las veces saliéramos victoriosos de cualquier envite.
En cambio a la derecha, nos hemos limitado a dirigirle algunas referencias en nuestros discursos y algún menosprecio ocasional.

En algún momento, alguien tenía que revelarse contra esa situación – como Ramiro hizo en su día – y no solamente señalar al enemigo, sino presentarle exactamente la misma batalla que libramos con los rojos. Y eso hizo el MSR.
Vencer o convencer, ese es el dilema. 

Y no es nuevo, ya Unamuno lo gritó al viento,  en aquel día de triste recuerdo en que tuvo que salir – protegido por falangistas – de la Universidad de Salamanca, tras elbochornoso enfrentamiento con Millán Astray. Bochornoso para el segundo.
Para vencer hay que convencer primero y el paso que en su día dio el MSR era un paso que había que dar como el que golpea con fuerza sobre una mesa para ser escuchado. Había que dejar atrás la palabrería vacua.
Yo también estoy harto de discursos vacíos,  mentes ralas rellenando espacios con las palabras patria, grandeza, imperio y citas por el estilo, que de tanto repetirlas, las han dejado huérfanas de contenido.
España se rompe, se desangra, se fragmenta, se nos escapa entre los dedos. ¿Y hay alguien en esta sala que pueda afirmar sin sonrojarse que es culpa de los marxistas?

¿Quién ha permitido que se llegue a la situación actual en Cataluña o en el País Vasco?, ¿quién sino la derecha?.

¿Quién utilizó a ETA para conseguir sus fines en el magnicidio de Carrero?, ¿quién los alimentó mientras fueron un instrumento interesante para “centrar“ políticamente a la sociedad en la transición?, ¿quién les dio alas?. ¿Quién sino la derecha?.

Porque seamos objetivos, cuando han querido deshacerse de algo, sí que han sabido perfectamente cómo articular los resortes de las cloacas del estado para hacerlo.
Basta recordar cómo, cuando tuvieron conocimiento de que el incipiente neofascismo español se estaba armando allá por los 80, golpearon con contundencia; dejando a mi camarada JUAN IGNACIO muerto como un perro, desangrándose en un portal, en el más puro estilo de la mafia, “hazlo en la puerta de su casa y delante de su madre“ . Y sí supieron encarcelar a toda la cúpula dirigente del apenas nacido Frente de la Juventud, algunos de nosotros por muchos años.

¿Quién sino la derecha asesinó a Juan?
¿Quién ha tratado su patria como mercancía, como mera moneda de cambio?. ¿Quién ha pactado la situación actual a cambio de dinero?. De cada vez más dinero.
España es su mercado, no su patria.
¿Quién ha llenado el suelo patrio de alienígenas con el único fin de abaratar el mercado laboral aunque sea a costa de nuestra identidad?
¿Quién está alimentando a la banca a costa del bolsillo y la desprotección social del pueblo español?
¿Quién ha subordinado política a economía, quién ha dejado descaradamente nuestro futuro en manos del Banco Central Europeo?
¿Quién sino la derecha ha lanzado a nuestros hijos a la emigración o a la miseria?.
¿Quién ha convertido este pueblo nuestro, antaño heroico, en borregos inertes?
Derecha rancia, patrioterismo zarzuelero. . . 

Jamás habrá patria sin pueblo.
“La España de charanga y pandereta, cerrado y sacristía, devota de Frascuelo y de María, de espíritu burlón y de alma quieta, ha de tener su mármol y su día, su infalible mañana y su poeta“ .
No es casual que cite a Machado, teniendo como hemos tenido a cientos de poetas en nuestras filas. . . Sánchez Mazas, Foxà, Santamarina, Alfaro, Urrutia, Ridruejo…
Y no es casual por qué reclamo para nosotros aquel espíritu de rebeldía de su obra:  “la España que muere y la España que bosteza“.

Nosotros somos la España que bosteza, siempre lo fuimos y debemos luchar con todas nuestras fuerzas para ser esa España nueva, que surja desde las entrañas mismas de la nación más antigua de Europa y de una vez por todas y para siempre destierre de nuestro suelo los viejos fantasmas del caciquismo, de la usura y de la explotación, para dejar salir esa alma de imperio que late en nuestras sienes y vive en nuestros genes.

 “A los pueblos no los han movido nunca más que los poetas, y ¡ay! de aquél que no sepa levantar, frente a la poesía que destruye, la poesía que promete”. 
Qué razón tenía José Antonio cuando afirmaba esto; seamos los poetas de la España que anhelamos y dejemos atrás las propuestas corrompidas por las palabras vacías.

Tirad sobre nosotros que el enemigo está dentro, esto es lo que un día decidió al salir de aquel círculo vicioso que se autodenomina “área patriota“, el partido que hoy aquí tengo el honor de presentar. Y vaya si lo hicieron algunos “camaradas”. Obuses de todos los calibres le cayeron y aún le caen. Pero, al menos para mí, es el partido más honesto y que con mayor dignidad y decisión representa todos los valores que un día pusieron en pie a toda la juventud de Europa.

Amigos y camaradas que habéis decidido venir en esta tarde de sábado a escuchar la voz de los malditos, os dejo con Juan Antonio Llopart, secretario nacional del MSR.

16 may. 2013

PRIMAVERA MONTAÑESA


A NOSOTROS (de Juan pablo Vitali)







A NOSOTROS


A nosotros no nos dieron una bandera prolijamente doblada.

A nosotros no nos dieron ninguna pensión.

A nosotros nos desprecia la izquierda y la derecha.

A nosotros nos soñaron los dioses encendidos, solitarios, señores de la muerte y del exilio.

... A nosotros no nos dieron la bandera dobladita de los marines porque nosotros... somos los abanderados de los jirones negros del último infierno un minuto antes, del Apocalipsis.

Nosotros perdimos todas las guerras y entregamos hasta la última gota de sangre, sin embargo el sol conservó para nosotros sus rayos invictos, y su alegría.

Nosotros somos los culpables de todo lo que dice el noticiero, la suma maldad, el origen mismo de todos los males.

Es curioso el temor que nos profesan si todas las guerras hemos perdido.

Es curioso que quieran perseguirnos de nuevo.

Ahora que sólo somos la sangre sobre la nieve, la memoria de niños con uniforme, las espesas cenizas de la guerra civil, la luz cegadora del vacío.

Ahora que somos el olvido del olvido, inofensivos héroes del pasado, Hoplitas desnudos, obreros Poetas, agricultores.

Ahora que somos la sombra del acero, el eco del silencio, el azotar de las olas en los desembarcos, la espada dormida del exilio, la desazón de la derrota, la raza extinta de los lobos, el cóndor despeñado, el suicidio ritual, la última rosa cultivada antes de subir al tren de los fusiles.

Ahora es curioso que el mundo esté como está si fueron los buenos, los vencedores los que salvaron el mundo los que doblan las banderas prolijamente cada vez que un pueblo sometido mata a un invasor.

Porque no son los nuestros los que arrasaron el mundo, no son las hondas cruces en la nieve, no son las ruinas de Montecassino no es Mussolini colgado de los pies ni su amante Claretta Petacci, no es la División Azul ni la Falange, no es la impunidad de la posguerra, no son los trabajadores ni los que se mantuvieron Fieles a su bandera en la derrota.

A nosotros nos perdió la lealtad y la sangre, la antigua tradición de los guerreros, la fe en el sol y en la semilla, la honradez del trabajo y del cultivo.

Por eso a nosotros nadie nos entregará una bandera de sangre y de vacío doblada de vergüenza de ser desplegada.

Por eso nuestra bandera Es roja como la sangre y negra como la última noche del mundo cuando los dioses, preparan el amanecer.

Juan Pablo Vitali