Dedicado a Juan Ignacio: "Otoño en Madrid"

15 nov. 2011

IN MEMORIAM JUAN IGNACIO GONZALEZ


José Alsina Calvés

Este fin de semana, en el marco de las VI JORNADAS DE LA DISIDENCIA, se presentó en Madrid la Asociación “IN MEMORIAM JUAN IGNACIO GONZALEZ”, cuya finalidad es honrar la memoria de Juan Ignacio, pero también exigir que se aclare de una vez quien o quienes fueron los autores de aquel “extraño” asesinato.
Juan Ignacio González era el secretario general del Frente de la Juventud, en el cual tuve el honor de militar. El Frente de la Juventud y el Frente Nacional de la Juventud fueron las dos primeras organizaciones nacional-revolucionarias españolas. Nacidas con poca diferencia de tiempo, y en ciudades distintas (FNJ en Barcelona, FJ en Madrid) acabaron uniéndose en una única organización. Procedían ambas de sendas escisiones de Fuerza Nueva, de sectores juveniles y dinámicos que veían inviable a este partido por su falta de estrategias y su constante mirar al pasado.
Si el FNJ fue el laboratorio ideológico donde se gestó toda una renovación política, el FJ fue el grupo activista y militante que intentó llevar a la práctica estas ideas, protagonizando un insólito enfrentamiento contra el Estado liberal. Los resultados de esta lucha eran previsibles: como ya dijo Hegel, el Estado aplasta hasta a una pequeña flor si esta se interpone en su camino. La “flor” fue aplastada: Juan Ignacio asesinado, otros dirigentes del Frente exiliados, otros en la cárcel y la organización desmantelada.
Yo no sé quien apretó el gatillo aquel 12 de diciembre, pero detrás de aquella mano mercenaria estaban las cloacas del Estado liberal. Y este mismo Estado liberal es el que no cree en nada, y que renuncia a hacer de Estado.
Este Estado liberal que asesinó a Juan Ignacio es el que ha renunciado a hacer de Estado en España, y ha cedido sus competencias a autonomías caciquiles y reaccionarias.
Este mismo Estado liberal que asesinó a Juan Ignacio es el que a nivel internacional ha renunciado a la soberanía española, y se inclina ante Estados Unidos, Bruselas, Berlín o el Fondo Monetario Internacional.
Este mismo Estado liberal que asesinó a Juan Ignacio es el que ha renunciado a ser un Estado social, que privatiza sus servicios, que no cree ni en la enseñanza ni en la sanidad pública, y que abandona a los desfavorecidos a su suerte frente al “libre” juego de las fuerzas económicas.
Este mismo Estado liberal que asesinó a Juan Ignacio es el que ha realizado importaciones masivas de mano de obra inmigrante, para reventar el mercado de trabajo en España.
Parece que este Estado solo cree en dos cosas: en las urnas que lo legitiman, pero también en las porras y las pistolas para acallar cualquier disidencia.
Recordar a Juan Ignacio no solo es rendir homenaje al camarada asesinado y exigir justicia. Es continuar su lucha contra el Estado liberal y a favor de un Estado social.


Camarada Juan Ignacio González   !!PRESENTE¡¡