Dedicado a Juan Ignacio: "Otoño en Madrid"

11/9/2011

Papá, ¿quién fue Juan Ignacio?



-Padre.
-Dime, hijo.
-Cuéntame  de nuevo la historia del Frente de la Juventud.
-Ya la conoces hijo, luchamos y perdimos.
-Pero luchamos; sí, te lo he oído decir cientos de veces.
-Pues que más quieres saber, eso es lo que pasó.
-Se que no te gusta hablar de ello, una vez me dijiste que cometisteis muchos errores, que pagaste por ello en prisión .
-Cierto.
-Nunca me he sentido avergonzado por ti, papá. Sé que luchaste con la edad que ahora yo mismo tengo por una España mejor, con firmeza en vuestras creencias que el paso de los años ha demostrado que no eran baladís.
Sé que fuisteis una generación generosa de ideales altruistas y que en la lucha por lo que sabíais sagrado no os importó pasar por encima de las leyes de los hombres, desafiando a derecha e izquierda, a todo lo que os salió al paso.
-Sí, pero dejamos mucho en el camino . . .
-Lo intentasteis con valentía.
-Sí, pero el rédito de nuestro sacrificio fue para los mismos que combatíamos, fuimos títeres del sistema, después de todo.
-Luchasteis, es más de lo que mi generación está dispuesta a aportar ahora mismo.
-Tal vez tengas razón hijo mío, pero eso no borra nuestros errores.
-¿Quien lo dice ?!!!!  Luchasteis a sangre y fuego.
Si, a sangre y fuego. . .
-Papá.
-Dime.
-¿Quién fue Juan Ignacio?
-Fue mi jefe, mi camarada y fue mi amigo.
-Y ¿quién lo mató?
-Fueron ELLOS.
-Comprendo. Y ¿por qué lo hicieron?
-Es una larga historia hijo mío . Y triste.
-Cuéntame padre, cuéntame la historia de Juan Ignacio González Ramírez.
-Bien, sea.

-Todo empieza con Fuerza Nueva.
-Pero vosotros erais del Frente.
-Nada se puede explicar en la historia del neofascismo en España sin pasar por FN, nada.
-Pero era un partido derechista, siempre lo dices.
-Lo  era y por ese motivo su fin era previsible, pero recuerda siempre que antes de FN no había nada y después de ella, ya ves, menos.
-Te escucho papá.
-Fuerza Nueva fue en su origen una revista de contenido político afín al régimen del general Franco y fundamentalmente a los principios del Movimiento.  Si no recuerdo mal debió de comenzar su andadura editorial allá por los finales de los 60. Con el devenir de los acontecimientos políticos que se estaban dando en España y los movimientos de los distintos sectores que formaban el régimen y la aparición de las nuevas-viejas asociaciones comenzó a radicalizar su postura a favor de las ideas que propiciaron el 18 de Julio, por lo que pronto comenzó a conocerse como el órgano del bunker. Los tecnócratas , la derecha liberal y más reaccionaria y los buitres disfrazados de falangistas en alianza con los “amigos“ del futuro rey habían comenzado el proceso de liquidación del régimen, proceso en el que no repararon en acometer cualquier tipo de empresa, desde la eliminación de Carrero hasta la creación de un inexistente hasta entonces terrorismo ultra, con lo que la sociedad española alarmada entre el fanatismo ultraizquierdista y el nuevo ultraderechista, no tardó en situarse en la comodidad del paraguas del Estado aun siendo evidente que cambiaba el sistema para que permanecieran los mismos que llevaban tiempo comiéndose la tostada .
Suarez, Rosón, Martín Villa y otros carroñeros en connivencia con el reyezuelo fueron conocidos como chaqueteros cuando en realidad el nombre con el que se les debería haber conocido es mucho más popular y definitorio. Obviémoslo, al fin y al cabo qué culpa tiene sus madres.
Fuerza Nueva se convierte pues con la nueva ley de Asociación en un partido político y se dispone de mala gana a participar en el “juego democrático“ (nunca un adjetivo definió con tanta concreción al sustantivo que acompaña).
También lo hizo FE-JONS y la Comunión Tradicionalista pero más por motivos históricos o sentimentales, porque sin ninguna duda FN capitalizó a las masas de descontentos con aquella traición.  Blas Piñar  era un líder nato, un hombre de un carisma extraordinario además de un brillantísimo orador, subyugaba a los nostálgicos del Caudillo y aglutinaba a los jóvenes. Llenaba las plazas donde desarrollaba su poderoso discurso con toda clase de gentes con un sentimiento común, España .
Y aquí es donde viene la grandeza y la miseria de FN. Incomprensiblemente nadie entre tantísima gente capaz que allí había tuvo la certeza de mirar el futuro político del movimiento. Y si alguien la tuvo no fue escuchado por la camarilla que comenzó a aislar al notario de la realidad política y social que se avecinaba.
Y es que, mantenerse en el franquismo como ideología política, muerto Franco era un absurdo, por lo que los fines políticos del partido al final solo podían ser uno: una involución política por medio de un golpe de Estado. Algo tan absurdo no se podía sostener, sobre todo viéndolo hoy desde la lejanía del tiempo, sabiendo que ningún cambio político sucede por casualidad y sin que lo avalen los poderes fácticos.
El franquismo sin Franco es inviable, comenzó a escucharse cada vez más entre los militantes de la cada vez más poderosa Fuerza Joven. Además, todos aquellos jóvenes que llegábamos en masa al partido con escaso bagaje ideológico y tan solo un sentimiento patriótico en nuestros corazones, comenzamos a racionalizar aquella idea, el franquismo sin Franco es inviable, y comenzamos a mirar a Europa.  A Francia, a Italia,  a Ordre Nouveau , a Ordine Nuovo , a leer a Evola, a Ramiro, a Onésimo .
Y comenzamos a ser molestos no solo para el enemigo sino incluso dentro de nuestra propia organización. FN nos quería como fuerza de choque, tomábamos las calles, intimidábamos con nuestra presencia, hacíamos la seguridad en mítines y manifestaciones, pegábamos millones de carteles y poníamos puestos de proselitismo. Fuimos nosotros los que llevamos a Blas al congreso, no el dinero de Ortuño.
Pero nadie nos lo reconocía. De hecho no teníamos voz ni voto ni capacidad alguna decisoria. Después del éxito electoral, la deriva derechista de FN se acentuó, empezaron las conversaciones con “partidos afines “ ( Derecha Democrática Española , etc. . ) y las “actitudes fascistas“ comenzaron a ser, primero incomodas y luego, molestas . Las contramanifestaciones se prohibieron y las peleas callejeras comenzaron a ser motivo de sanción e incluso de expulsión. La asimilación de los postulados del “juego democrático“ era el fin de aquel camino en el que FN se había metido tozudamente.
En aquel marco, comenzó a pintarse el lienzo de la antorcha y la llama.
Ese fue el comienzo del partido más revolucionario y esperanzador que ha habido en el panorama patrio, ese fue el origen del Frente de la Juventud.

Juan Ignacio era un muchacho jovial, ciertamente simpático, de mirada limpia y abrazo sincero. “¡Qué passa figura… !“ solía ser su saludo, con ese deje de chulería que caracteriza a los castizos.
Abelardo Pons , que hizo su ficha en FN lo recuerda como el chaval más entusiasta que había pasado por allí, ¡y pasaban a cientos!. “Quiero militar“, repetía hasta la saciedad a quien le quería escuchar.
Trabajaba en el Registro de la Propiedad y cuando salía, un fugaz bocado en su casa y se dirigía a Núñez de Balboa, a la sede de FN.  “Quiero trabajar“, repetía. Pronto su testarudez se vio recompensada. Llegó a ser Jefe Nacional de Fuerza Joven, organizó las milicias, creó la Sección C y se convirtió en el referente de todas las Provinciales. Nadie iba por Madrid sin tener un cambio de impresiones con Juanito. El peso que él y otros como Pepe de las Heras y algunos más llegaron a tener en el partido a nivel organizativo se convirtió en una amenaza para el “imperio de la braga“ (nombre con el que se conocía a la camarilla de asesores que rodeaban al notario). Blas era el líder indiscutible del partido pero Juan Ignacio se había convertido en el referente de las bases.
El choque era inevitable, una simple cuestión de tiempo. Cuando se decidió invertir una barbaridad de millones de pesetas en la compra de una sede nueva, las bases exigieron que se dedicaran a pequeños locales para trabajar en los barrios, cerca de las clases más débiles de la sociedad; estábamos hartos de ser los matones del barrio de Salamanca . Queríamos trabajar con el pueblo real. Y todo estalló. Una tarde-noche el local de Núñez de Balboa se convulsionó y la escisión fue un hecho. Toda Fuerza Joven sin excepción se fue tras su líder. Al cabo de algún tiempo y las gestiones de Blas Piñar, Muñoz Perea y otros (sobre todo cerca de los padres de muchos militantes) muchos de los jóvenes camaradas volvieron a la disciplina de FN, pero ya el Frente de la Juventud era un hecho y daba sus primeros pasos .
Y qué pasos.
La acción directa no era solo una declaración de intenciones.
El Frente se presenta en sociedad con el asalto a la facultad de Derecho. Desalojo de los pasillos y eliminación de toda la propaganda marxista de aulas y claustros. Golpes, disparos, heridos y . . .  las primeras detenciones . Peña, Ramón y Abe son puestos bajo custodia del Estado.
Recuero que Juanito me comentaba que con lo que había costado sacar a Peña hubiéramos pagado el local que teníamos en Claudio Coello medio año. Pero en el Frente nunca se dejo a nadie en la estacada.
El dinero, el vil metal. Juan como Secretario Nacional tenía la responsabilidad de proveer de los recursos necesarios al resto de departamentos en que se organizo la estructura política del Frente. Las promesas de mecenazgo se fueron diluyendo conforme FN y FE-JONS se fueron viendo amenazadas en el número de elementos de sus bases (el Frente y la Primera Línea las dos organizaciones de vanguardia de la época estaban a partir un piñón y la alianza se veía un hecho próximo; ciertamente hubiera sido un grupo temible y con un futuro impresionante como primer partido NR de la transición Española).
Intentar subsistir tan solo con las cuotas de sus afiliados (no olvidemos la juventud de todos sus miembros) era un imposible y el empuje del Frente de la Juventud se fue diluyendo en su propio jugo. Luego llegarían los “errores forzados “ que diría un jugador de tenis .
Pero mientras tanto los militantes y las provinciales seguían llegando como el agua tras el deshielo, a borbotones.
Juan crea un pequeño equipo que se desplaza con él todas las semanas a entrevistarse con camaradas de provincias y a nombrar delegaciones. Peña, Rávena, Gabi, suelen ser sus acompañantes.
Y yo.
Yo recorrí todo el Levante Español acompañándolo. Y ahí se fraguó nuestra hermandad. Si alguien he conocido inasequible al desaliento, ese era Juanito. Nada importaba, todo era asumible, su  grado de compromiso con España y con su revolución era total. Era un conversador inagotable, como su buen humor; todo lo encajaba, hasta el peor de los reveses, con una sonrisa. Parecía que nada malo podía pasarte a su lado, no porque no fuera posible, sino porque nada importaba al lado de la generosa tarea que teníamos impuesta.
No sé cuanto habrá de leyenda o de realidad entorno a Zapata, Villa o al Che, pero yo si puedo afirmar donde sea y ante quien sea, que conocí a un revolucionario. A uno de verdad.
Y con la misma contundencia puedo afirmar, que le dolía profundamente España.
Y que fue un hombre bueno.
Y que me honró con su amistad.

Y eso hijo mío es lo que te puedo contar del Frente de la Juventud y de su líder Juan Ignacio.
Lo demás pertenece a la leyenda, ya sabes, la mitad mentiras y la otra mitad, también.

-Pero dicen que ibais a participar en el 23-F.
-Bahhhhhhh , bobadas .
-Y que os estaba armando el Cesid para que actuarais en el País Vasco.
-Ni caso
-Que incluso lo asesinaron para taparle la boca.
-Pues eso hijo mío, no lo consiguieron.
-¿?
-Como ves, Juanito sigue hablando por la boca de sus camaradas.
-Ya entiendo.
-Recuerda siempre esto hijo mío, un hombre nunca muere del todo mientras quede uno, tan solo uno, que grite PRESENTE después de pronunciar su nombre.
-Comprendo papá.
-Me alegro hijo mío porque eso es algo que ELLOS jamás comprenderán.
-¿Por eso perderán, verdad padre?.                              

-Precisamente.



Juan Antonio López Larrea

Miembro de la ASOCIACION CULTURAL IN MEMORIAM JUAN IGNACIO .



Juan Ignacio  ¡ PRESENTE ¡